Pagar por Reciclar

Tanto en la actualidad como hace la creación de la humanidad, se impone el interés propio ante lo que es bueno para todos. Somos egoísta por naturaleza, oí alguna vez por ahí. Pero a una gran escala, parece que tomar lo que nos da el planeta sin que importe que tanto daño se le pueda ocasionar, es más que egoísta, es ser ignorante y no saber lo que más nos conviene, para perdurar la vida en la tierra.

Desde que tengo uso de razón, he visto campañas, para estimular a reciclar, rehusar y reducir, para que no se le haga daño a la tierra, para preferir los productos ecológicos para minimizar el impacto, pero este comportamiento no parece instalarse como cultura en nuestras mentes, a pesar de que en algunos países, todo está bajo control, en otros el caos se adueña de la contaminación, mientras otros tratan de encontrar un balance entre tanto daño consiente hago, tanto hago por remediarlo.

Esta conducta egoísta ante los demás, la negación a cuidar o preservar lo que no es solo nuestro sino de la humanidad, también se refleja cuando alguien atenta contra la vida o la propiedad de alguien. España es uno de los países que sufre de este mal cuando por medio de las estadísticas se reflejan hacia el daño a la propiedad ajena, sea de nativos o extranjeros el problema persiste, los cerrajeros 24 horas les corts de profesión manifiestan a constantemente la cantidad de asaltos a la propiedad ajena, en los que ellos deben intervenir para hacerlos menos vulnerables.

Bueno no solo esta España dentro de las estadísticas, hay otros países que también protagonizan los lamentables hechos de violencia física, además del daño terminando perdiendo no solo lo material sino la vida que es el verdadero valor del planeta, en este caso no solo es la eficiencia de un cerrajero (http://cerrajerossevilla24h.es) que pone la diferencia entre la vida o la muerte, es todo un país, es un conjunto de factores que vayan en la búsqueda de la seguridad absoluta, hay naciones que han demostrado que si se puede lograr.

Pero esa falta de pertenencia por el suelo que se pisa, algunas organizaciones han tenido que estimular las acciones de reciclaje de botellas de plásticos pagándole a los ciudadanos, por cada botella que se deposita en una especie de cajero automático, metes una botella y se te entrega un cupón de descuento en comidas chatarra o entradas al cine. Sin intención de tirar por el piso el esfuerzo de esta organización, sino solo de analizar la manera ilógica con que pensamos, es una manera de quietar del medio ambiente lo que daña, pero colócalo dentro de tu cuerpo, ¿o no?

Si se cambia por comida chatarra, estas rotando un daño hacia otro daño. Pero creo que es una buena forma de estimular a la mayoría para que se logre recoger los desperdicios que están en lugares equivocados. ¿Por qué no canjearlo, por consultas médicas, por medicinas, o quizás por inscripciones en un gimnasio? Es cuestión de reflexionar.